Número 3

Toca recordar algunas luchas que se han vivido en Getafe como es la de las compañeras de Lyma y trataremos en relativa profundidad la cuestión organizativa.

La falta de un proyecto político revolucionario a largo plazo, es una de las problemáticas que persigue a los movimientos sociales en la actualidad. En lugar de dedicar tiempo y esfuerzo a determinar cuáles son sus limitaciones muchos colectivos acaban quedándose en el reformismo, pintándolo de radical, dedicando sus energías militantes al puro oportunismo.

Juampa contra J.Abad Codelco

Como despedir sale barato, existe la práctica generalizada entre las empresas de justificar despidos alegando causas objetivas de producción u organización. Entrevistamos a Juampa, despedido por la empresa J.Abad casualmente cuando se encontraba de baja médica.

Después mi experiencia en inspección laboral cabe preguntarse: ¿son las instituciones el lugar donde defender nuestros derechos como trabajadores o son el marco formal bajo el que se parapeta el capitalismo en defensa de sus intereses?

pez chiquito que se come al pez grande es a la vez comido por un pez mayor

En el movimiento popular se habla mucho de que hay que organizarse; siempre con énfasis en el cuánto, en cómo conseguir que más gente se organice. Sí, queremos más organización, pero tenemos que hablar del cómo. Y del con quién, y para qué, e incluso contra qué o contra quién. En este artículo nos centraremos en la primera parte, en el cómo.

Desde hace unas semanas se viene hablando mucho sobre la crisis de abastecimiento que sufre Reino Unido: estantes vacíos en los supermercados, colas interminables en las gasolineras, carteles anunciando el fin de existencias… Imágenes que el aparato propagandístico de los países imperialistas ha querido siempre atribuir falsamente a países como Cuba o Venezuela son hoy, irónicamente, una realidad que la vieja metrópolis imperial está experimentando en sus propias carnes.

logo lyma getafe, empresa municipal limpieza y medioambiente

Han pasado más de 4 años desde que el Ayuntamiento de Getafe de Sara Hernandez, despidiera a 26 trabajadores de la empresa de Limpieza Y Medio Ambiente (LYMA). Tras los despidos se inició una campaña por la readmisión que hizo reflexionar sobre la miseria que vive la clase trabajadora, y sobre el significado que cobran la unidad, la solidaridad y la organización.